Después de 7 semanas de confinamiento, por fin nos dejan salir a la calle a pasear, correr, ir con bicicleta o simplemente despejar la mente viendo otro paisaje.

Son muchos los que este fin de semana han preferido quedarse en casa por miedo a ser contagiados. Y en parte es normal. Llevamos muchos días escuchando noticias de muertes y contagios.

El miedo sirve para alertarnos del peligro, pero tan malo es no tener miedo como tener demasiado. Tenemos que aprender a vivir con el virus, de una manera respetuosa, tomando las medidas necesarias para no contagiarnos y haciendo caso a los consejos del personal sanitario y científico.

Si todavía no te atreves a salir a la calle, no te fuerces, pues eso empeorará más tu ansiedad. Ves saliendo en pequeños periodos de tiempo, aumentando poco a poco el tiempo. Hacer deporte y mantener una distancia física de 2 metros , es menos peligroso que ir al supermercado a comprar.

El estado físico es importante, pero igual o más importante es el estado mental. La mente tiene capacidad de sobras para adaptarse al cambio y por eso nos hemos atrincherado sin muchos problemas en nuestro hogar, un lugar seguro. Y ahora hay que volver a salir a la calle ( donde está el peligro ) y eso ya no es tan fácil.

Por eso es importante mantener la distancia física, pero no la distancia social. Tenemos que apoyarnos los unos a los otros y darnos muchos mimos y besos, aunque estos sean virtuales.

abrazos y mimos

Desde mi pequeño refugio os mando mucha fuerza! No estáis sol@S!